En el interior de esta botella de cerveza tirada en un pinar de María de Huerva (Zaragoza) murieron al menos 6 musarañas de las que todavía quedaban sus cráneos. Es posible que se introdujesen en ella por error o para alimentarse de los insectos que también estaban aquí atrapados.