Puesto que para la naturaleza no existen fronteras, el sekano amplia sus horizontes a tierras vecinas de Aragón. El tractor de la imagen está en un pueblo llamado La Yunta en Guadalajara, a los pies de la Sierra de Caldereras, pero las nubes pasan a territorio turolense pues nos encontramos muy cerca de Gallocanta. En esta zona de Guadalajara, al oeste de la Cuenca del Jiloca, los paisajes son muy impresionantes por sus contrastes entre la tierra oscura y rojiza y unos cielos azules inmensos. Las Avutardas (Otis tarda) y otras aves esteparias, como el Sisón (Tetrax tetrax) y el Alcaraván (Burhinus oedycnemus) , campan a sus anchas por estos solitarios cultivos de cereal de secano.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone