Aparentemente el pez de la foto es una inofensiva carpa de las que se venden en las tiendas de animales para animar los acuarios. Cuando compre esta desconocía sus inclinaciones asesinas y su infinita voracidad.

La carpa es un animal que siempre tiene hambre; cuando no están comiendo se dedican a buscar comida, normalmente rebuscando en el fango o la gravilla del fondo. Por eso enturbian tanto el agua, y porque están continuamente excretando el producto de sus rápidas digestiones.

Las compañeras de esta carpa KOI (uno de los numerosos cruces que hacen los japoneses) son voraces pero si no hay comida se aguantan. Esta brillante carpa mató a lo largo de 2005 a 9 alburnos que después devoró, y se zampó 5 gambusias y 4 neones de un bocado.

También acabó con las caracolas que surcaban el acuario y se cepilló a toda una población de gambas de agua dulce bien instaladas en sus rocas. Estas masacres han ocurrido siempre las noches que, por motivos diversos, no ha recibido la ración de comida en escamas con que se alimentan habitualmente los habitantes del acuario.

Solo respeta a los peces mas grandes que ella pero ya no se que hacer, aunque sigo alimentándola no vaya a ser que salga del acuario a buscar papeo.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone