Por estas fechas los frutos secos del Estramonio (Datura stramonium), o Higuera del Diablo, comienzan a abrirse para dispersar sus semillas. Crece con gran vigor en zonas con tierra removida, sintiendo predilección por los solares y las escombreras, donde se mezcla con otras ruderales.

Toda la planta contiene los alcaloides atropina, nicotina, hiosciamina e hioscina, pero la concentración de estas sustancias es más alta en las semillas. Posee virtudes relajantes, anestesiantes y es usada de otras formas para atenuar el dolor, pero es más conocida por sus propiedades mágicas, aunque hay que decir que su uso está reservado para las empresas farmacéuticas y las brujas del medievo o los chamanes porque es muy tóxica y ocupa el primer puesto en el ranking de mortalidad por plantas venenosas a nivel mundial.

En España se han conocido algunos casos de intoxicación por Estramonio ya que es una planta muy fácil de localizar y obtener, pero no tanto de manipular. Otras especies de la misma familia, las solanáceas, también contienen sustancias activas muy potentes, como la Belladona (Atropa belladona), la Mandrágora (Mandragora officinarum) y el Beleño Negro (Hyoscyamus niger) pero hay otras todavía más conocidas sin las cuales ya no nos imaginaríamos la vida, como el Tomate (Lycopersicon esculentum) y la Patata (Solanum tuberosum).

Una curiosidad para los residentes en Zaragoza; hay una interesante población de Beleño Negro entre las piedras de la muralla romana, cerca del Puente de Santiago. Un consejo; limitaos a mirar y no tocar el Beleño y el Estramonio, para comer ya están el Tomate y la Patata.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone