Este viejo carro está en el camino del embalse de Mezalocha y lleva ya muchos años a la intemperie, aunque es probable que alguien lo cuide un poco porque la madera está en un estado de conservación muy bueno dada la situación. Dentro de muy poco tiempo objetos como este solo podrán contemplarse en museos o en colecciones particulares de esas personas “que lo guardan todo” como Antonio Rubio de Muel. Puede que sea en gran parte nostalgia pero es necesario hacer un esfuerzo y apreciar la belleza de los objetos cotidianos de otros tiempos, que ahora son todos iguales y con pantalla a color. Para lograr un toque mucho más nostálgico situa el ratón sobre la imagen y espera unos instantes, que también hay que ejercitar la paciencia en esta época express.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone