Este Lagarto Ocelado (Lacerta lepida) o Fardacho, como los llamamos por aquí, es el primero que encuentró esta primavera atrapado en un aljibe por la zona de Plasencia o Fuendejalón (no se donde estaba exactamente). Por las pintas que tenía parece que ha pasado el invierno en su pequeña cárcel o que nada más salir de su escondrijo tropezó con el aljibe. El caso es que estaba extremadamente flaco y débil y casi no tenía fuerzas para huir así que decidió afrontar el peligro plantándole cara y me amenazaba con su poderosa mandíbula. Aunque llegó a morderme apenas tenía fuerzas y lo tuve que colocar al lado de un montón de piedras para que se animara a esconderse debajo. Un par de semanas más en el aljibe seco y posiblemente no estaría en condiciones de recuperarse este joven fardacho. En el aljibe que había al lado de este encontré un Zorro recién muerto (Vulpes vulpes), el esqueleto de un Buitre Leonado (Gyps fulvus) y huesos de Conejo o Liebre.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone