En los mases y parideras de las estepas las Chovas piquirrojas instalan sus nidos con toda tranquilidad, ya que no suelen ser molestadas por los pastores ni son lugares frecuentados por mucha gente. Por estas fechas muchas parejas ya tienen a su prole bastante crecidita, como estos cuatro pollos tan gordos que comienzan a emplumarse. A pesar de tener los ojos abiertos y pudiendo ver claramente que no soy ni papa ni mama Chova, se han puesto a pedirme comida y como no tenía nada a mano para darles, les he hecho esta foto y me he marchado antes de alterar demasiado la rutina de esta familia de chovas.

Es un verdadero problema el mal estado de las construcciones esteparias que han sido abandonadas masivamente desde que no es necesario dormir en el monte para trabajar en el. Ahora todos los agricultores y pastores tienen coches y tractores y aunque se desplazen a diario al campo no utilizan apenas estas casas rústicas que son los mases. Aunque también hay que pensar donde anidarían las Chovas piquirrojas antes de que existieran los mases y las parideras. ¿No había Chovas antes? ¿sabrán buscar alternativas para construir sus nidos cuando no queden mases en pie?.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone