No se si estaba en Alfamén, Longares o Epila pero da igual porque en estos tres pueblos el paisaje rural es muy parecido y hay grandes extensiones de frutales, además de secano con viñedos. Extraña mucho ver un autobús aparcado en medio del monte pero después caí en la cuenta de que es el medio de transporte de los más de 50 inmigrantes que laboraban en un campo de coles y otro al lado con cerezos. Es intolerable que la fruta y la verdura sea tan cara con lo poco que cobran estas personas por este duro trabajo de recogida y lo barata que vende la mercancia el agricultor. Tampoco se entiende eso de que “los inmigrantes nos roban el trabajo” porque en el campo sigue habiendo mucho y apenas se ven “nativos” sudando la camiseta. Este asunto es muy complejo pero en el sekano nos gusta la polémica. ¿Tu que opinas?.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone