La Avispa Alfarera trabaja durante semanas para asegurar a su descendencia un refugio seguro para las etapas iniciales de su vida, además de proporcionarle sus primeras víctimas que les servirán como alimento durante su fase de larva y hasta convertirse en avispas adultas. En la imagen podemos ver a un ejemplar de esta avispa construyendo con barro los módulos despensa que rellena con arañas inmovilizadas con su veneno. Es importante que las arañas esten vivas para que esten frescas y sabrosas cuando nazcan las larvas de la avispa y comiencen a devorarlas al más puro estilo Alien.

La Avispa Alfarera recoge bolas de barro y las transporta al emplazamiento elegido para el nido. Con las mandíbulas y haciendo vibrar su cuerpo es capaz de moldear el barro para dar forma a los habitáculos. De estas celdas construye unas cuantas bien separadas y tabicadas en lugares a resguardo, gustándole mucho las construcciones de los humanos.

Una vez terminada la celda la rellena con arañas que va cazando por la zona y después de poner los huevos sobre sus víctimas termina de taponar la habitación de los nenes y continua construyendo otros tabiques. En la imagen se ve uno de esos tabiques roto por mis torpes manazas cuando quería comprobar la dureza de la obra de la avispa. No tardo ni media mañana en reparar el estropicio aunque no se si recuperó las presas capturadas que terminaron cayendo a un tablón que había bajo el nido.

Parte del botín de la Avispa Alfarera lo conformaban estos cuatro arácnidos de tres especies distintas que es posible encontrar en el Soto de Los Galachos de La Alfranca. A pesar del enorme tamaño de dos de las arañas las trajo volando consigo y las introdujo casi a presión por la boca de la celdilla previamente preparada. Lo que es la vida, un temible cazador como la araña se convierte en comida fresca para las larvas de esta avispa. Paralizada por el veneno y encerrada en un estrecho tabique de barro, a la araña no le queda más que esperar su inevitable muerte.

Como colofón la particular visión de Aton Comics del misterio de las avispas alfareras.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email