Esta imagen de unas ranitas acabando la metamorfosis en la orilla de un balsete de Monegrillo estoy seguro que es muy similar a una escena cualquiera del periodo Carbonífero, hace unos 300 millones de años. Los anfibios aparecieron durante el periodo Devónico, hace 360 m.a., y se supone que evolucionaron a partir de unos peces pulmonados llamados Crosopterigios. Estos a su vez petenecen a la clase de los osteictios (Osteichthyes), conocidos peces óseos de los que procedemos todos los vertebrados actuales. El caso es que los Crosopterigios eran peces que podían respirar fuera del agua, lo que les permitía aguantar cuando se secaba su charca. Los anfibios actuales siguen dependiendo del agua para su reproducción y de la humedad para su supervivencia, aunque existen algunas excepciones a esto.


Ilustración: Adam Stuart Smith.

Según el ilustrador Adam Stuart Smith este era el aspecto del Dacyceps, un increible anfibio prehistórico. Aunque si lo pensamos seriamente los anfibios actuales no tienen nada que envidiar a estas moles extinguidas, pues si los miramos bien de cerca resultan animales sorprendentes y conservan su aspecto prehistórico, al menos en parte.

Anfibios como el Dacyceps desaparecieron en la gran extinción del final del periodo Pérmico. Las causas de esta desaparición masiva de especies no están claras y será dificil que lo lleguen a estar porque ocurrió hace 250 m.a. y no había nadie para verlo, aunque los estudiosos y los últimos descubrimientos científicos aporten muchos datos interesantes del pasado de la tierra.

Es posible que desde esta gran extinción, en la cual se calcula que desaparecieron el 95% de las especies del planeta, el momento presente que vivimos sea la época de mayor pérdida de biodiversidad. Y para los anfibios, tan intimamente ligados al agua, está siendo nefasto este siglo de contaminación de los ríos y destrucción de humedales.

Share this...
Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone