El Blenio (Salaria fluviatilis) es un extraño pez sin escamas de aspecto gelatinoso, al estilo del pez gato o el siluro, que presenta una morfología bastante peculiar. Sobresale bastante la cabeza, más en los machos durante la época de cría y también llaman la atención sus largas aletas dorsal y anal. El de la imagen tiene 4 cm aunque los adultos pueden alcanzar los 15 cm.

Carece de vejiga natatoria y se mueve rápidamente y con enormes reflejos por el fondo, como si fuera un todo terreno. Debido a su reducido tamaño y que se oculta bajo las piedras o en cualquier resquicio, es relativamente difícil de detectar. Sus peores enemigos son otras especies de peces invasoras introducidas en nuestra cuenta en las últimas décadas, como el Black-bass (Micropterus salmoides), el Lucio (Esox lucius) o el pez gato (Ictalurus melas).

Es zoófago y se alimenta de todos los invertebrados que puede capturar mediante ataques rápidos. Si escasea la comida puede practicar el canibalismo o atacar las aletas de otros peces para arrancarles tejido con sus pequeños pero afilados dientes. Le gustan los ríos poco profundos con cierta corriente pero soporta las aguas quietas si dispone de alimento y cobijo bajo las piedras, siendo además bastante territoriales. Los machos de la especie son los encargados de custodiar las puestas de varios cientos de huevos, a pesar de que poco pueden estos valientes pececillos contra los cangrejos americanos.

Esta catalogado como de “Especial Interés” en el Anejo II del Real Decreto 439/90 por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, aunque fgura como “En Peligro de Extinción” en el Anejo del catálogo de especies amenazadas de Aragón, decreto 49/1995 de 28 de marzo.

Así que ya sabéis, ahora que conocéis mejor al Blenio, no dudéis en comunicar a Medio Ambiente cualquier posible impacto sobre sus poblaciones en caso de conocer alguna localización de este pez. Es frecuente encontrarlo en balsas destinadas a uso industrial o recreativo, aunque parezca a veces imposible concebir como ha podido llegar hasta allí.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email