Espero que el de hoy sea un post refrescante, pues los hechos trasncurrieron entre las abundantes nieves de febrero de 2005 en Las Planas de María. Concretamente en un parque eólico (Plana de María) formado por 32 aerogeneradores de 600 MW de potencia. Sólo recordar que en este área, incluida en la ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) Río Huerva y las Planas (código ES0000300), hay 6 parques eólicos con 184 aerogeneradores.

En los anteriores capítulos de Trás las huellas del Zorro (capítulo I y capítulo II) ya expliqué la metodología y problemáticas de los estudios de mortalidad de avifauna en parques eólicos, basados en mi experiencia trabajando en ese campo.

Si nieva es más fácil

Durante el invierno tuve la grata sorpresa de que si nieva es mucho más fácil prospectar molinos porque los cadáveres sobre la nieve destacan a mucha distancia, excepto si están cubiertos por ella, que no se ven. De todas formas este chollo se produce cada mucho tiempo y también tiene sus inconvenientes, cómo un incremento de los tropezones y resbalones en zonas de pendiente y por la imposibilidad de detectar hoyos y piedras traicioneras.

Gracias a la nieve también puede constatar los rutinarios paseos del Zorro (Vulpes vulpes) prospectando en busca de cadáveres. Detecté y seguí un rastro de huellas de este agudo mamífero que discurría en línea recta de un aerogenerador hasta el siguiente. Gran parte de este itinerario era por el borde del camino, excepto en algunos molinos que se alcanzaban antes trazando una recta campo a través. El Zorro había escogido el camino más corto y pude seguir un rastro continuo e ininterrumpido a lo largo de 8 molinos del parque eólico Plana de María.

En el resto del parque había más rastros de huellas pero ninguno tan largo como el primero. Además en varios de los mojones que señalizan la línea eléctrica que discurre bajo tierra había excrementos de zorro.

Está claro que con un competidor como el Zorro cualquier humano que se dedique a estas tareas de búsqueda de cadáveres tiene todas las de perder. Comparándolo conmigo, el Zorro dispone de muchas ventajas. Es mucho más madrugador que yo y su sentido del olfato es infinitamente más fino que el mio. Además puede caminar distancias más largas y más rápidamente que yo.

Esto era, en principio, lo que quería contar cuando titule el post Trás las huellas del Zorro. Después pensé explicar más cosas sobre los estudios de mortalidad para poder entender mejor la trascendencia de esta curiosa historia, siendo ese el motivo de que publicara esta serie en tres entregas.

De todas formas dejo la serie abierta porque nunca se sabe que más cosas quedan por contar. A parte de este simpático Zorro hay otro, también mamífero pero que camina muy erguido, que no se cansa de repetir lo rentable de las instalaciones eólicas hasta que se habla de una reducción o retirada de las suvenciones y entonces cambía su canción poniendo el grito en el cielo y diciendo que sin estas ayudas el sector puede verse muy afectado.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email