Impresionante documento gráfico del archivo familiar cortesía de mi tio Jaime que se entretiene escaneando de dispositivas y negativos. Narra la aventura de un coche llamado PTV que fue trasladado de Torrelodones a Cercedilla allá por el remoto 1975.

Los medios de la época son impresionantes. Prima la tracción animal, las cuerdas y la ley de la palanca. No se hace necesario llamar grúa ni nada (¿habría grúas?).

Imágino esta escena en la actualidad y la verdad es que no es lo mismo. No se ve viable. Por cierto, las matrículas no tenían ni una letra detrás.

Se ve que las leyes de tráfico cabían en un folio por entonces y todo el mundo podía hacer cosas que ahora están reservadas sólo al ambiente gitano. Cuanto hemos perdido en pocos años. Menos mal que ahora tenemos el intenné.

La descarga parece más sencilla. Ahora sólo queda montarle las ruedas y supongo que una puesta a punto.

Los satisfechos protagonistas lucen un look que entonces debió estar muy de moda, supongo que con influencias de Beatles y jipises varios. Ahora que me fijo en estas fotos pienso que la serie Cuéntame está más que bien ambientada.

De propina otra foto de la misma panda y sus adorados cacharros.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email