Hace muchos años que no volvía a cazar Gallipatos (Pleurodeles waltl) en la Sierra de Guadarrama. Esta vez me sonrío la fortuna y echando la red al azar conseguí sacar uno de buen tamaño para comprobar la salud de esta población reproductiva de prehistóricos anfibios. Que nadie lo diga; la foto es bastante mala. Es con una compactita al atardecer intentando hacer macro con las manos mojadas.

Son animales casi exclusivamente acuáticos y tan voraces que en ocasiones practican el canibalismo con ejemplares más pequeños de su especie. En los costados presenta unas hileras de verrugas anaranjadas por las que pueden aparecer las puntiagudas costillas si el individuo es siente amenazado. Además su piel secreta una sustancia tóxica como muchos otros anfibios. Su tamaño puede llegar a los 30 cm aunque yo sólo he cogido de un máximo de 28 cm.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email