Arboricultura, Jardinería, Ranas, Culebras, Juegos y Dibujos Animados

Madre del montón de madres

Soy madre. Porque hace casi cinco años nació mi primer hijo. Luego nació el segundo, y seguí siendo madre. Seré madre hasta que me muera, es un titulo vitalicio.

Convertirse en madre o perpetuarse es lo que mi especie (y las miles de especies vivas del planeta) llevan haciendo miles de años. Miles de años. Espera, que no lo has pensado bien, te lo repito. Miles de años.

Miles de años.

¿Acaso soy consciente de las millones de millones de mujeres que habrán gestado, parido, criado antes que yo, a la vez que yo y lo seguirán haciendo cuando deje de ser fértil? No, no lo soy.

¿Acaso me creo especial y maravillosa y mis hijos los mas guapos del universo? si, lo creía…hasta que dejé de creerlo (bueno, lo de que mis hijos son los mas guapos reguapos aun lo pienso).  Mis hijos me han enseñado muchas cosas, pero una de las enseñanzas más útiles que me han dado es la de «acabarás tragándote tus palabras, una a una»

Una a una, sin compasión, sin miramientos, me las he ido engullendo.La madre amantísima y superapegada fue devorada por la desquiciada y renegona. Esta dio paso a la gritona y victimista y la gritona fue tragada, finalmente, por la mediocre.

No corráis a socorrerme «oh pero no digas eso!, tu eres una gran madre». En realidad, casi todas somos grandes madres…y mediocres, normalitas, del montón. Somos hordas de millones en el planeta ¿por qué habría de ser tan especial?

Lo grande de de ser madre está en lo pequeño de ser niño. Mirando hacia abajo, agachándose al metro de estatura y echándole un par de huevos a esa mirada franca, despiadada e inmensa de nuestros hijos. Es en esos momentos cuando atisbo que puedo llegar a ser una madre excepcional, por el simple hecho de que para ellos ya soy excepcional…el resto del tiempo, me conformo con mi mediocridad.
La maternidad es una cosa que se sobrevalora demasiado y a los que hay que valorar, de verdad, es a los hijos.

Anterior

Arcadas de felicidad

Siguiente

Recaída

3 comentarios

  1. nolotengoclaro

    Plas, plas, plas, plas, plas!!!
    Completamente de acuerdo… y algún día te diré por qué creo que está tan sobrevalorada la maternidad.
    Qué bonito te ha quedado en pisito. Entro que veo que tengo mucha cosa que leer.

  2. Estibaliz

    Aiii que bonito! Ole, ole!!!!

  3. hola, tienes razón, yo aun no he vivido la maternidad pero si que le sigo los pasos muy de cerca, pero lo que si es cierto es que a las madres no se les da el crédito merecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén