El pasado mes de enero gané un concurso de relatos cuyo premio era un lote de libros.

Entre varios autores aragoneses me regalaron unos cuantos títulos de novela policiaca. Por si lees esto por primera vez en tu vida y no sabes de que va, me estoy quitando de la novela negra.

Pedí ayuda a Julian Barnes, me leí alguna cosa de Auster que me gustó, incluso me quise hacer amiga de Alice Munro pero no he tenido la suficiente fuerza de voluntad así que, una noche, con monazo de lectura me puse a leer El canto del cuco de Robert Galbraith que, en realidad no es Robert, si no J.K.Rowling la de Harry Potter, que ha sucumbido finalmente a los dementores y se ha pasado a la novela negra.

(Porque hoy en día o escribes novela negra o no eres un escritor de moda. Bueno, también puedes aprovechar el tirón de los folliqueteos de Christian Grey y escribir mierdas de esas).

El canto del cuco

El canto del cuco es una investigación detectivesca de manual, detective privado homeless, con ayudante que resulta ser brillante (en este caso una secretaria de ETT, que acaba en nómina por cuatro perras, pero la chica se queda encantada de la vida), con giro final inesperado, con sospechosos y personajes varios que van dando al misterio un punto de vista distinto, añadiendo las piezas a un puzzle que no te esperas.

Vale, termino el canto del cuco, me ha gustado, un chute más de mi droga.

9788499186252-No_Confies_En_Peter_Pan-John_Verdon-baja

¿Y que hago?, ¿me paso por la biblioteca a por libros que hablen de amores, de historia, de ensayo…de cocina? Nooooo, sin dudarlo, cojo el siguiente libro del lote de regalo del concurso: No confíes en Peter Pan de John Verdon, y a la tercera linea, ya estoy enganchada cual perraca al poli de Nueva York retirado Dave Gurney y al estilo narrativo de Verdon (que me recuerda tanto tanto a Henning Mankell…)

Paralelamente a estos chutes, que cada vez me saben a menos, voy al antro donde pillo (la biblio) y saco En el país de la nube blanca de Sarah Lark, en un absurdo intento de demostrarme a mi misma que puedo leer otras cosas que no sean aterradoras y sórdidas. Y al ver las 746 páginas todas de golpe en mi mano siento una losa que se cierne sobre mi.libro_1354759561

«Joder que gordo ¿no?» le balbuceo a la bibliotecaria. Pero como una niña buena me lo llevo a casa.

Por favor deidad de los libros, escucha mi plegaria, no dejes que me atrofie tanto que no pueda leer las otras cosas chupis que se publican por ahí.

Si me estás escuchando, mándame una señal cuando esté en la página 20, linea 6.

***********************************************************

Por curiosidad, voy a ver que coño dicen en la pagina 20, linea 6 de En el país de la nube blanca (pagina y linea completamente dichas al azar, por hacer el chorras con el final de la entrada)

Cito textualmente: (…)colonos descendientes de criminales como en Australia…

Oh, my god! ¡Aleluya, aleluya! ¡gracias por la señal!