El-sentido-del-gusto-en-los-perrosParecen los nombres de dos vecinas viejicas, viejicas del pueblo. Pero no lo son.
Son los nombres que la medicina da a la falta o reducción del sentido del gusto (ageusia) y a la reducción del sentido del olfato (hiposmia)
En mi caso particular no están diagnosticados por un médico,porque me mola el diagnóstico.com (sres doctores por favor, no rasguen sus vestiduras, al menos no me automedico, en este caso).
Pero vamos, tan claro como que te levantas un día y al no ver nada clamas «me he quedado ciego» pues yo me levante un día, desayuné y dije «no sepo, no huelo».
Y me pregunté como se llamaría la falta de esos dos sentidos. También me sorprendí pensando que tenemos cinco sentidos pero sin duda alguna, los hermanos mayores, los que te cambian la vida si no los tienes o los tienes mermados, los que generan anuncios de tele, fundaciones y son obvios para la humanidad son la vista y el oído.
Después me alegré, a ver si por perder sentido del gusto pierdo un poquico de gana de comer y me quedo estupenda para la operación bikini, pero parece ser que lo uno, nada tiene que ver con lo otro.
Me resulta curioso ver como la falta de unos sentidos se considera algo dramático si te sucede y la falta de otros es invisible casi, casi hasta para el que lo padece (¿os pensáis que me di cuenta de lo que pasaba al primer mordisco?, ¡ja!)

La falta de unos sentidos no te incapacita para la vida cotidiana y la falta de otros si.
Sea como fuere, tengo dos sentidos disminuidos.