Año 350 D.C. Imperio Romano

Blas era médico y como le debía parecer poco con ejercer la medicina se metió a obispo en una ciudad armenia.
Debía ser un tío raruno, curaba milagrosamente tanto a humanos como a animales y la mayor parte del año se la pasaba rezando al Dios cristiano amagado en una cueva.
Pronto se corrió la voz de que su especialidad eran las gargantas y allá a la cueva peregrinaban todos aquellos que se quedaban sin voz o vete tu a saber que otras afecciones gargantiles.
Fue una especie de otorrinolaringólogo ermitaño.

A los que mandaban por aquella época no les molaba nada el tal Blas y lo mandaron apresar. A partir de aquí la historia se desdibuja, no se que movidas hubo. El caso es que el pobre hombre acabo colgado de un poste y despellejado con un trillo. También le cortaron la cabeza.
Todo esto hizo que le convirtieran en mártir cristiano, patrón de gargantas y otorrinolaringólogos que, en occidente, se celebre su fiesta el 3 de febrero y en mi pueblo se haga una chocolatada para todo el mundo.

Año 2015 D.C.

Estoy en el hospital, he parido hace dos días, llega la pediatra que ha examinado a mi bebe. Me pregunta si he observado el ruido que hace el recién nacido con la garganta (más tarde se verá que es la laringe) y me dice que hay que hacerle una prueba en neumología.
Al día siguiente viene una enfermera a la habitación y nos vamos los tres: la enfermera, el recién nacido y yo (en camisón de hospital, con una chaquetilla y con zapatillas de andar por casa) a la consulta de la planta baja.
No lo llevan a un neumólogo, lo que le quieren mirar al crío lo revisan los otorrinolaringólogos.
Le meten una cámara por la garganta. Parece muy complicado pero lo que mi hijo tiene es inmadurez de la laringe que se corregirá con el crecimiento normal, sin hacer nada en especial.

El padre de mi padre murió un 3 de febrero.
Mi padre murió en la calle San Blas.
Mi hijo nació el 3 de febrero.

A ver si a estas alturas me tendré que hacer devota.

s_blas