Arboricultura, Jardinería, Ranas, Culebras, Juegos y Dibujos Animados

La foto perdida

La imagen muestra un trozo del patio de la casa de mi abuela. En primer plano hay una niña de unos tres años vestida de blanco, sujetando una muñeca. Detrás de ella, en un borroso segundo plano, se ve a una mujer viejisima, sentada en una silla de enea, vestida de negro.
Le llamábamos patio pero era un zaguán. No tenia ventanas, sin embargo le entraba la luz de la calle a través de los cristales que había a ambos lados de la puerta de la casa. Esos cristales eran de color anaranjado y, por un truco de la cámara que captó ese momento, la luz que bañaba el patio de mi abuela era ambarina.
Naranja, negro y blanco.
Casa, anciana, niña.

La niña soy yo. La anciana, mi bisabuela Juana.
Mis neuronas decidieron que ese momento no solo quedara grabado en una foto, sino también en mi memoria.
Mi abuela Juana (pues así la llamábamos) me pedía la muñeca. Supongo que era una de esas bromas que suelen gastar los mayores a los niños: «¿Me das tu pelota?», «¿Me dejas tu bici?».
A mi, Juana me daba mucho miedo. Estaba muy arrugada, siempre llevaba la cabeza cubierta con un pañuelo y sobre todo, vestía de negro de la cabeza a los pies.
Así que, cuando me pidió la muñeca tuve claro que no solo no se la iba a dejar, es que ni siquiera pensaba acercarme a ella y con el descaro propio de los niños le dije «¡NO!», mientras le giraba la cara.
En ese preciso instante mi padre hizo la foto.
La vieja sentada.
La niña con la cara vuelta.
Y la luz de la calle entrando ámbar por los cristales de la puerta.

No encuentro esa foto.

Anterior

Tú, que estabas a mi lado.

Siguiente

Mejor que yo (FAQ 1.4)

2 comentarios

  1. J

    Ya la tienes, jeje 😉

  2. J

    Yo la acabo de ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén