Arboricultura, Jardinería, Ranas, Culebras, Juegos y Dibujos Animados

Seis

A menudo pienso en ese test de embarazo. El que me hice una noche de enero, contraviniendo a las recomendaciones de que por la mañana sale mejor.
Recuerdo que lo mire fijamente, mientras salia la raya de control. Lo seguí mirando mientras se empapaba la segunda ventana y lo mire ojiplática e incrédula cuando se marcó, con una intensidad inusual, la segunda linea púrpura.

Recuerdo la última noche de agosto, de ese mismo año, comiéndome un helado de fresa con cuchara mientras veía la tele, con un barrigón de vértigo. Instantes antes de que mi vida conocida hasta el momento desapareciera.
Recuerdo que me pareciste tan guapo cuando te vi por primera vez que me sentí afortunada.

Recuerdo volver a casa contigo en un cuco, agotada, desanimada y sin saber que hacer con alguien tan pequeño. Existe una foto que inmortaliza mi careto en ese momento.

Recuerdo llevarte en mochila y el sonido de tu respiración mientras dormías, acompasado a mi pasear.

Recuerdo un cocodrilo de peluche, una pared pintada de naranja y un abrigo marrón con capucha con orejillas de oso.

Recuerdo la primera vez que me dijiste te quiero

Recuerdo una noche de vomiteras, dormido encima de mi y yo en vela hasta el amanecer.

Recuerdo que siempre te quedabas dormido en el coche.

Recuerdo que aprendiste a hablar muy pronto y a caminar muy tarde. Recuerdo el primer paseo en bici de ruedines, empujándote porque no tenias fuerza suficiente para subir una cuesta.

Recuerdo llevarte al cole y «colarnos» por otra puerta para entrar, para que no hicieras la fila.

Recuerdo el beso que le diste a Mediano cuando lo conociste.

Recuerdo una rabieta monumental, una de las mas horribles que has tenido, me amenazaste de muerte y de tu boquita salieron autenticas burradas que nunca jamas volviste a decir.

Recuerdo hablar contigo de lo humano y de lo divino…con cinco años.

Recuerdo una foto tuya, hecha por Mac, sales mirando a la cámara, estás diciendo algo y se te ve el diente partido. Llevas un jersey azul marino a rayas blancas.

Recuerdo el día que nació Pequeño, en el coche, yo con unas contracciones de la muerte y tu, en el asiento de atrás, expectante y silencioso.

Recuerdo tu sonrisa al salir del cole, tu uña cosida al dedo y tu ceja partida a los dieciocho meses.

Recuerdo toda tu ropa, todas las fotos que te hemos hecho y todos los sitios a los que hemos ido juntos.

Recuerdo todas y cada una de las cosas que tienen que ver contigo.

Este mes de septiembre has cumplido seis años y recuerdo la primera vez que te vi como si hubiese sido ayer.

¡Felicidades bicho!

Anterior

Mi amigo Mac. Beginning

Siguiente

Cata de palabras

3 comentarios

  1. Miriam

    Qué gozada tus entradas!
    Siempre te leo. Ahora comentaré también…
    Cómo pasa el tiempo. Felicidades

  2. Que bonito!!!!!

  3. Un placer tenerte por aqui Miriam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén