Este esquema representa las redes sociales a las que estoy suscrito y algunos servicios web que mantengo. A parte estarían todos aquellos sitios web de los que soy subscriptor, cliente o un simple visitante.

Los tachados con una cruz los he desactivado o estoy en el complejo proceso de eliminación sin que afecten al resto de la red, ya que muchas veces estos servicios están vinculados con conexiones directas o ciertas dependencias ocultas enterradas en inmensos paneles de configuración.

No me he atrevido a colocar iconitos de los servicios de Google que utilizo (Analitycs, AdWords, MyBussines, YouTube, Drive, Google+, Blogger, Maps, SketchUp) ya que estoy intentando minimizar mi dependencia de este superespia.

Algo paranoico de la seguridad, las claves de acceso de todos estos sitios tienen entre 12 y 16 caracteres, incluyendo mayúsculas, minúsculas, números y símbolos especiales. Si pudiera recordar todas mis claves también podría deciros de memoria los primeros 2.000 decimales del número pi.

La reducción de esta red personal espero que me permita ofrecer servicios de mejor calidad y tener una presencia virtual más participativa, constante y productiva.

En el fondo toda esta presencia virtual en internet no es más que un escaparate sesgado de lo que se quiere mostrar al mundo. Por lo tanto, además de virtual, ni siquiera refleja la realidad.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
3Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email