Desde el Sekano

Blog sin plomo y libre de cloro

El mejor refuerzo de la mota

Las motas de tierra más resistentes no son las más altas ni las que tienen bloques gordos ni mucho escombro. Las mejores motas tienen árboles de hoja caduca en sus dos lados. Las especies más adecuadas en esta zona son álamos blancos, chopos, sauces, fresnos y tamarices aunque aparecen como espontáneos ejemplares de morera o acacia.

En este caso, en la mota del parque de Pina de Ebro, también hay una potente alineación de olmos siberianos en el lado contrario al cauce. En el interior del parque numerosos pinos carrascos sufren inundación por filtración y comenzarán a caer al suelo los días ventosos, como ya ocurrió después de la riada de 2015 cuando fueron cayendo más de 200 pinos de unos 15 metros de altura.

En esta otra mota, al final del parque, el lado del cauce esta bastante pelado de vegetación y apareció una grieta central de mas de 60 metros de longitud. Es uno de los puntos en los que las hormigas de la UME concentraron sus trabajos de refuerzo esta madrugada.

Limpiando el cauce

A propósito de esto, estoy totalmente a favor de que se permita a la población local la recogida de leña en las riberas para mantener el cauce limpio. Pero esa limpieza ha de ser de árboles envejecidos, caídos o secos. También podrían podarse las ramas bajas en muchas ocasiones pero nunca eliminando un alto porcentaje del follaje de la planta.

Un cauce limpio no se consigue pelando de vegetación las riberas con retroexcavadoras o desbrozadoras para tener que colocar enormes bloques de piedra.

En el cauce limpio se aprovecha la madera que se puede respetando la vegetación e incluso de replantan las zonas de baja densidad de arbolado.

La cantinela de “el río esta sucio de malezas”

Además al permitir a los pueblos la limpieza de esta forma, se elimina el inexplicable y contundente poder una de las cantinelas más repetidas luego de una riada. Es la archiconocida “el río está sucio de malezas“. Otra argucia argumental como la de que los ríos “vierten su agua al mar“, que comentaba en este otro post. En este caso la preciosa composición de especies ribereñas se reducen a un entramado de “malezas”.

Y lo mejor de todo es que, a la hora de la verdad, ninguno de los que pide “nos dejen limpiar el río” está dispuesto a salir con el serrucho y prefiere la comodidad de la leña de encina paletizada en la puerta de su casa.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Anterior

La crecida del Ebro

Siguiente

Dragado y limpieza del cauce del Ebro

  1. Helen

    Muy interesante y buenas fotos 😃

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén