El Señor río Ebro

Según la Wikipedia el caudal medio del Ebro es de unos 600 m³/s, aunque en estiaje puede estar bajo mínimos  y rondar los 40 m³/s, lo que supone una auténtica miseria para los pueblos que bebemos de este río.

En la situación actual de avenida extraordinaria el caudal supera ampliamente los 2.000 m³/s, el río se desborda inundando hectáreas de cultivo y amenazando con invadir los núcleos habitados. Por supuesto se inundan todas las edificaciones construidas en la zona inundable, como la aberrante zona Expo de Zaragoza.

Trasvasando que es gerundio

Estaríamos más que dispuestos a permitir que quien lo desee trasvase los 1.400 m³/s que nos sobran en estos momentos de riada. La única condición es que se tienen que llevar toda esa agua en un par de semanas entre marzo y abril.

Lo único que haría falta, calculando a grosso modo, es un canal de trasvase de unos 5 metros de profundidad y algo más de 200 metros de anchura. La longitud es variable. Si por ejemplo se quiere llevar agua a Murcia el canal tendría que tener unos 500 km.

Debido a lo precipitado del trasvase, a los beneficiarios de tal cantidad de agua también les harían falta unas presas capaces de almacenar estas reservas que, de otro modo, los aragoneses derrocharíamos dejándolas seguir su curso hasta que vierten en el mar. Por cierto, que estupidez decir que los ríos vierten su agua al mar. Pero gusta usar esas palabras cuando interesa, ¿verdad?.

Por supuesto se firmaría un contrato con los beneficiarios del trasvase para que todos los años por estas fechas se comprometiesen a retirar la cantidad sobrante de agua por encima de nuestra media del Ebro de 600 m³/s. No aceptándose una negativa a trasvasar sólo por el hecho de que el beneficiario del trasvase tenga también problemas puntuales de crecidas en sus ríos o que alegase tener sus embalses al 100 %.

A parte de los detalles constructivos del trasvase, sobre las expropiaciones de terrenos y excavaciones, lógicamente sería necesario disponer de una maquinaria con una potencia de bombeo de 1.400 m³/s. Yo no entiendo de estas cuestiones técnicas pero sospecho que es prácticamente imposible. Aunque, repito, soy un desconocedor de la materia. Solo se el agua que nos sobra y en que estrecha franja de tiempo ocurre este extraordinario suceso de las avenidas.

El resto del año, en que el trasvase estaría detenido, debido a las inusuales y desmedidas dimensiones del canal, este podría utilizarse como una inmensa pista de aterrizaje para dejar pasajeros en cualquier punto de la geografía entre Zaragoza y el beneficiario del trasvase. En los tramos en curva se plantean carreras al estilo Nascar.

Desalando que también es gerundio

Aunque lo estoy pensando e igual sale caro construir y mantener semejante infraestructura y resulta más fácil, para las localidades costeras del Mediterráneo, coger directamente del mar toda el agua que los aragoneses derrochamos y vertemos y quitarle la sal. Entonces ya podrían usarla como agua de boca, para regar campos de golf o lo que precisaran.

No pensaba hacer ninguna entrada sobre la crecida del Ebro pero me han motivado varios comentarios en las versiones digitales de algunos periódicos de catetos que no saben lo que es una inundación y tachan a los aragoneses de insolidarios con el agua. Y encima lo hacen cuando lo estamos pasando mal. Y no hablo de los murcianos, aunque nombre Murcia. Hablo de la gente con mala baba, sea de la provincia que sea.

Dragando y prometiendo

Otro rato tocará hablar de los políticos que surfean con promesas en la cresta de la crecida y que volverán si hay reparto de medallas. Bueno, este post igual me lo salto que os lo sabéis todos y pasamos a un debate más actual sobre limpieza de ríos y dragado del fondo. Como sabéis es un apasionante tema en el que no existe nadie que no este fuertemente posicionado pero lamentablemente tampoco existe nadie con argumentos propios y/o convincentes.

Bueno, pues por si teníais al sekano como blog ecologista, adelanto que haré traición a la causa con todas las de la ley, bajo una posición rompedora, romanticona y que no dejará satisfecho ni a unos ni a otros pero si a los del medio.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
5Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email