A lo largo de la vía del tren, entre Pina y Fuentes de Ebro, hay una interesante alineación de Álamos blancos plantados en alineación bastante lejos del río.

Llama la atención el blanco de la corteza de un grupo refaldado con ahínco, supongo que para permitir el paso de maquinaria agrícola sin problemas, ya que están en un cruce de caminos.

Su altura supera los 10 metros, teniendo unos 6 de tronco libre. Los perímetros de tronco rondan los 100 centímetros.

Estos otros también fueron refaldados pero han recuperado porte natural con la evolución de unos chupones bajos con crecimiento algo péndulo.