Ulmus pumila en la huerta de Pina de Ebro de unos 12 metros en un lindero entre entre campos de cultivo.

Tiene dos ejes que se ramifican pronto en un bueno número de ramas principales que compiten y forman una copa muy compacta. Pudo ser desmochado en un par de ocasiones por lo que podría hablarse de varios árboles juntos sobre el mismo pie.

Presenta un gran potencial para ser un futuro árbol monumental si se sigue desarrollando como hasta ahora y no ocurren grandes cambios en el entorno.