Arboricultura, Jardinería, Ranas, Culebras, Juegos y Dibujos Animados

Categoría: Plantas Página 3 de 5

La marea roja del Ababol

La Amapola o Ababol (Papaver rhoeas) es una planta silvestre con una flor roja intensa muy llamativa, sobre todo cuando cubre grandes extensiones como esta parcela en barbecho.

Se le conocen muchos usos medicinales como antiespasmódico, para tratar la bronquitis y contra el insomnio y aunque contiene algunos alcaloides, como la readina, no tiene morfina como muchas personas piensan. La morfina está presente en el Opio (del griego “jugo”) de la Adormidera (Papaver somniferum) que es una especie mucho más dificil de encontrar pero que también crece espontáneamente en algunas zonas del secano.

También puede encontrarse en pequeñas huertas en la ribera del Ebro, donde muchos agricultores cultivan una vaiedad con numerosos pétalos (las amapolas tienen 4 pétalos) como flor ornamental sin conocer ni siquiera de que especie se trata. Esta especie no es de color rojo si no blanco, aunque a veces tiene coloraciones lilas o rosáceas.

Fuerza vegetal

¿Que es más duro? ¿el cemento o el césped?. La más diminuta hendidura es suficiente para que se cuele una semilla de esta gramínea. Una vez germinada soportará las piasadas de los peatones y la escasez de tierra pero el ciclo se ha iniciado y es imposible pararlo. Poco a poco va separando las baldosas lo suficiente para facilitar la entrada a nuevas semillas o para extender sus raíces a lo largo de la fisura. También al aumentar de tamaño retiene partículas de polvo, hojas y detritus que formarán nueva tierra. La hormigas le ayudarán si se instalan cerca, trayendo y apilando material vegetal y biodegradable. Con el paso del tiempo el nivel del suelo puede subir tanto que las baldosas queden engullidas por una alfombra de césped y entonces es fácil que lleguen plantas más grandes cuyas raices más poderosas pueden reventar y resquebrajar el cemento.

El Cynodon dactylon es una especie de gramínea con rizomas tan duros que en verano levantan el asfalto que ha calentado el sol, volviéndolo elástico. En las aceras, muros, puertas, solares y todo lugar con unos cuantos gramos de tierra podemos ver ejemplos de esta colonización de lo imposible por parte de las plantas, reclamando el suelo robado. Cuando vayas por la ciudad y veas una planta en esta situación preséntale tus respetos.

La Acacia de Monzalbarba

La Acacia de Tres Espinas (Gleditsia triacanthos) es un árbol de la familia de las leguminosas, como la lenteja, el regaliz o el Árbol del Amor (Cercis siliquastrum), de crecimiento muy rápido y resistente a la sequía. No es una especie autóctona de la península y llegó a Europa alrededor de 1700 procedente del Este de América pero se ha naturalizado en muchas zonas de España creciendo en jardines de casas abandonadas, cunetas de las carreteras y riberas de algunos ríos.

Se protege del ganado con unas espinas de tres puntas (de ahí el término griego de triacanthos) que pueden alcanzar los 15 cm, aunque me parece que este individuo pertenece a la inerme que no posee espinas por lo que es más adecuado como ornamental al ser menos agresivo y además se puede trepar por el sin peligro de sacarse un ojo. Su fruto es una vaina de hasta 45 cm que se ha utilizado a veces como alimento para el ganado aunque tenga efectos secundarios (laxante).

Según reza un letrero que le han colocado este ejemplar de Monzalbarba es uno de los tres vástagos que nacieron de la raíz de otra gran Acacia talada en 1956 y que su dueño, Agustín Agesta, decidió conservar para proveerse de sombra los duros días de labores agrícolas. Este monumental árbol tiene mucho futuro pues los vecinos del barrio de Monzalbarba lo tienen en gran estima y el pasado 24 de abril de 2005 le rindieron homenaje. ¡Eso si que es conocer lo que se tiene!. Realmente es posible que esta Acacia tenga el doble de la edad que se le adjudica porque si se trata de un rebrote de la raíz del árbol talado en 1956 estaríamos hablando del mismo ejemplar rejuvenecido, con los mismos genes y usando las mismas raíces. Como podéis observar su altura es impresionante y debe superar los 15 metros o lo que es lo mismo; mide como 10 hombres.

Ah, se me olvidaba decir que su madera es muy resistente e imputrescible en contacto con el agua por lo que era muy apreciada para la fabricación de las ruedas de los carros y ahora lo es en ebanistería.

Collejón en versión lila

El Collejón o Breza arvense (Moricandia arvensis) es una crucífera muy dura que se dedica a florecer durante todo el año pero con la peculiaridad de que sus flores son de color blanco de mayo a octubre y lilas el resto del año. Para contemplarla no hay que irse muy lejos ya que gusta de terrenos baldios sobre sustratos básicos, yesosos o calizos. Las de la imagen están en plena floración en las obras de Valdespartera.

Sabina abuela La Cascarosa

Siempre había pensado que las sabinas crecían muy lentamente y me parece que mucha gente lo cree así también, pero según el libro Ecología de Los Monegros del Instituto de Estudios Altoaragonesessu crecimiento no es especialmente lento y si llueve crecen como los pinos“. Del primer error deducía que algunas sabinas, como la Cascarosa de Monegrillo (Zaragoza), debían ser casi milenarias y resulta que las más grandes de Monegros apenas han celebrado su primer centenario.

Los ejemplares considerados más viejos de esta especie se encuentran en el famoso sabinar soriano donde Calatañazor perdió el tambor y se les estiman 450 años. La Cascarosa se puede visitar de camino al Barranco del Bujal, en el Camino de la Estiva, partiendo desde Monegrillo hacia Farlete. Mide en torno a los 15 metros de altura y tiene un diámetro en la base de 1,2 metros.

En todo Monegros conozco una decena de sabinas abuelas como esta, aunque puede haber más en estas despobladas tierras. Por el momento La Cascarosa ya es más grande que otras sabinas y árboles de otras especies que están incluidos en la Guía de Arboles Monumentales y Singulares de Aragón, a los que parece ser que se va a proteger a partir de ahora con mucho más interés, cosa que no será difícil. La sabina ya estaba protegida por ley contra la tala de antes.

Página 3 de 5

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén