Las motas de tierra más resistentes no son las más altas ni las que tienen bloques gordos ni mucho escombro. Las mejores motas tienen árboles de hoja caduca en sus dos lados. Las especies más adecuadas en esta zona son álamos blancos, chopos, sauces, fresnos y tamarices aunque aparecen como espontáneos ejemplares de morera o acacia.

En este caso, en la mota del parque de Pina de Ebro, también hay una potente alineación de olmos siberianos en el lado contrario al cauce. En el interior del parque numerosos pinos carrascos sufren inundación por filtración y comenzarán a caer al suelo los días ventosos, como ya ocurrió después de la riada de 2015 cuando fueron cayendo más de 200 pinos de unos 15 metros de altura.

Leer más